Cultivando en un terreno no apto para la agricultura

Desde el salar de Pintados, en el desierto de Atacama de la Región de Tarapacá, este joven rural nos deja ver la importancia de acoger prácticas ancestrales para mejorarlas e innovar con ellas.


Al lavar con mucha agua su suelo arcilloso, mezclarlo con arena de los cerros cercanos y agregarle guano y otros nutrientes, Gerardo Ignacio Cortez Gallardo, junto con su familia, es capaz de generar un suelo fértil que le permite cultivar en un terreno que naturalmente no es apto para la agricultura.

 

Déjanos tu opinión

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: