Un emprendedor innato

La perseverancia es, tal vez, una de las características principales de Matias. A los 16 años vendió pan amasado y  con lo recaudado hizo un pequeño invernadero en donde cultivó menta para una cadena de pubs en Santiago; negocio que terminó inesperadamente por lo que tuvo que reinventarse con el apoyo de una institución a la que supo convertir en su aliada: INDAP.

Una de las primera cosas que hizo Matías al cumplir 18 años fue acreditarse como usuario INDAP,  gracias al consejo de un tío que sabía del apoyo que brinda esta institución a pequeños agricultores como él. En ese entonces, Matías ya tenia un pequeño invernadero donde cultivaba menta para un negocio que encontró gracias a aplicaciones como yapo.cl, aunque el trato que había cerrado superaba con creces la disponibilidad que tenía. (También te puede intereses: ¿Cómo ser usuario INDAP?)

Esta es una historia de un joven emprendedor de la Región Metropolitana que tiene un talento innato para emprender. Con una percepción clara de lo que quiere, ha sabido reinventarse gracias a las metas ambiciosas que se plantea con el fin de asegurar su crecimiento como empresario.

Aquí la historia completa contada por su propio protagonista.

Déjanos tu opinión

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Proudly powered by WordPress | Theme: Baskerville 2 by Anders Noren.

Up ↑

A %d blogueros les gusta esto: